La Divina Misericordia

El 5 de mayo del año 2000, la Congregación del Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos de la Santa Sede declaró el domingo siguiente al Domingo de Resurrección, es decir, la Octava de Pascua, como “Segundo Domingo de Pascua o de la Divina Misericordia”, que había sido, hasta entonces, una devoción privada.

El Papa Juan Pablo II dio la sorpresa, al hacer ese anuncio el día en que canonizó a Sor Faustina Kowalska, precisamente en el Domingo de la Divina Misericordia del año 2000. “En todo el mundo el Segundo Domingo de Pascua recibirá el nombre de Domingo de la Divina Misericordia. Una invitación perenne para el mundo cristiano a afrontar, con confianza en la benevolencia divina, las dificultades y las pruebas que esperan al género humano en los años venideros”. Así, lo que era una devoción privada, pasó a ser Fiesta oficial de la Iglesia. El Papa dispuso que se conservaran los mismos textos tanto en el Misal Romano, como en la Liturgia de las Horas.
El texto evangélico de ese domingo (Jn. 20, 19-31) no puede ser más elocuente en cuanto a la Misericordia Divina: narra la institución del Sacramento de la Confesión o del Perdón, que es el Sacramento de la Misericordia Divina.

¿En qué consiste esta Fiesta de la Divina Misericordia? Veamos lo que dijo Jesús a Santa Faustina: “Deseo que la Fiesta de la Misericordia sea un refugio y amparo para todas las almas y, especialmente, para los pobres pecadores. Ese día están abiertas las entrañas de mi Misericordia. Derramo un mar de gracias sobre las almas que se acerquen al manantial de mi Misericordia. El alma que se confiese y reciba la Santa Comunión obtendrá el perdón total de las culpas y de las penas.” (Diario 699).

Es decir, quien arrepentido se confiese y comulgue el Domingo de la Divina Misericordia, podrá recibir el perdón de las culpas y de las penas de sus pecados, gracia que recibimos sólo en el Sacramento del Bautismo o con la indulgencia plenaria. O sea, que si su arrepentimiento ha sido sincero y si cumple con las condiciones requeridas, el alma queda como recién bautizada, libre inclusive de reato de las penas del purgatorio que acarrean sus pecados aun perdonados.

La devoción de la Divina Misericordia, incluye también la Hora de la Divina Misericordia, la Coronilla (o Rosario) de la Divina Misericordia y la Novena preparatoria a la Fiesta de la Misericordia, que, sin embargo, no es condición requerida para recibir las gracias.

Hoja Parroquial