Gracias

Muchos pasamos por la vida y los lugares de forma mas o menos efímera y dejamos mayor o menor huella. Y los lugares y las gentes que encontramos dejan en nosotros mayor o menor huella. Pero, como en las playas, muchas veces las olas borran rápidamente la marca del pie.

Pero hay hombres y mujeres que, desde el primer aliento, dejan una huella perenne allá por donde están. Dejan en sus palabras, en sus hechos, y con su vida, una profunda marca que transforma, por siempre, a los hombres y mujeres con los que se encuentran y renuevan los sitios por los que pasan. Hay hombres y mujeres que movidos por la fuerza absoluta de la Fe y por la huella eterna de Cristo, son Jesús por donde van. Son Sal y Luz.

Gracias por tu comprensión, por tus enfados, por tu impaciencia, por tu paciencia, por tus abrazos, por tus prontos, por tus besos, por tus lágrimas, por tus carteles, por tus fallos, por tu talento, por tus locuras, por tus risas, por tu ternura, por tu aspereza, por tu saber, por tu ilusión, por tu Fe. Gracias por tu amor. Gracias por tu amor a Su amor. Gracias a Su Amor.

Por que transformando nuestras vidas has transformado el mundo.

Gracias hermano. Gracias Juanjo.

Hoja Parroquial