Año nuevo, año de la fe

El año 2012 se nos ha ido, ha terminado, y es de buena higiene mental tener presentes algunos propósitos para el 2013 que estrenamos. Es necesario que, como discípulos del Señor, nos propongamos, con la ayuda del Espíritu Santo, tener en cuenta ciertas actitudes vitales para el desarrollo de una vida cristiana satisfactoria a lo largo del año que iniciamos.

Presento a continuación unos propósitos y recomiendo que los tengamos al alcance de la vista durante los 365 días que nos esperan para cultivar mi vida espiritual.

1.º Participar en la Santa Misa para vivir un encuentro personal con Dios, del modo más inmediato, porque una participación regular en la Misa refuerza la propia fe a través de las Escrituras, el Credo, las oraciones, la música sagrada, y la homilía, recibiendo la Comunión y así formamos parte de una comunidad de fe".

2.º Lo segundo es confesarse, acudir a la confesión.  "Los católicos reciben fuerzas y profundizan su fe al celebrar el sacramento de la Penitencia y la Reconciliación",  La Confesión "llama a volver a Dios, a expresar el dolor por las caídas, y a abrir nuestra vida a la potencia de las gracias sanadora de Dios, perdona las heridas del pasado y fuerza para el futuro."

3.º En tercer lugar, conocer la vida de los santos, conocerlos más,  ayudará a los discípulos de Cristo a tener ejemplos válidos de cómo vivir una vida cristiana.

4.º Leer la Biblia cada día, a diario sería otro paso, porque ofrece un acceso directo a la Palabra de Dios y narra la salvación de los hombres, "no se puede prescindir de la Biblia para un sano crecimiento durante el Año de la Fe"  en su mayoría en el año 2013…

5.º Conocer los documentos del Concilio Vaticano II, También es recomendable leer los documentos del Concilio Vaticano II -del que se celebra este año su 50 aniversario-, para llevar adelante su trabajo de renovación en el campo del papel de los laicos y su implicación en la comunidad eclesial.

6.º Estudiar el catecismo que  no es algo sólo para los niños. Leer el Catecismo de la Iglesia Católica, que desde hace 20 años recoge en un solo volumen los dogmas de fe, de la doctrina moral, de la oración y de los sacramentos de la Iglesia Católica, y sirve como "un verdadero recurso para crecer en la comprensión de la fe."

7.º Hacer voluntariado en la parroquia.

8.º Ayudar a los necesitados, En octavo lugar, subrayo, que ayudar a los necesitados es algo fundamental, "la Iglesia pide a los católicos hacer donaciones de caridad y socorrer a los más necesitados durante el año de la fe, porque en el pobre, en el marginado, y en el vulnerable, se encuentra Cristo personalmente".

9.º Invitar a Misa a los amigos, no es cosa baladí, es misión. Invitar a los amigos y conocidos a asistir a Misa, "una invitación personal puede realmente marcar la diferencia para alguno que se haya alejado de la fe o se sienta un extranjero dentro de la Iglesia. Todos conocemos a alguien así, por lo que es hermoso llevarlos e invitarlos amigablemente".

10.º Encarnar las Bienaventuranzas. Las Bienaventuranzas en la vida diaria, para crecer en la humildad, la paciencia, la justicia, la misericordia, la transparencia y la libertad. "Son precisamente el ejemplo de fe vivida que acerca al Año de la Fe."

11.º La oración. Es esta a solas con aquel que sabemos que nos ama, decía, no sin razón Santa Teresa de Jesús.

Animo, vale la pena embarcarnos en esta singladura que es una aventura apasionante. Su duración es de un año.