Navidad

De nuevo tenemos la Navidad inmediata. El próximo jueves, en la medianoche, comenzaremos a celebrar el misterio del nacimiento de nuestro Dios.

Con la llegada de estas fiestas, quizá las más entrañables y acogedoras del año, parecer que sufrimos como una transformación: Da la sensación de que nos queremos más, que todo el mundo está más alegre, que hay más hermandad entre las personas... Los villancicos, los cánticos navideños, la iluminación, etc., contribuyen bastante a crear este clima de paz que se respira en estas fechas.

 

De todas maneras, entre tanto alboroto, y para no perder el sentido auténtico de la Navidad y no equivocarnos, tenemos que tener muy presente algunas cosas:

 


Que lo importante en Navidad no es la «algarabía externa», sino el anuncio de que el Hijo de Dios se hizo hombre y trajo este resumido mensaje: «Dios es Padre, los hombres son hermanos y amaos los unos a los otros». No conocer este mensaje es no saber ni vivir la Navidad.

Lo más importante en Navidad es saber que cuando la Iglesia, el Pueblo de Dios, celebra litúrgicamente la Navidad, Jesús de Nazaret vuelve de nuevo a la tierra, se hace presente de nuevo entre los hombres, se actualiza el misterio, y le repite a cada hombre, en el corazón, su mensaje de: «Dios es Padre, los hombres son hermanos y... amaos los unos a los otros».

En Navidad se conmemoran tres venidas:

  • Jesús que vino hace XXI siglos.
  • Jesús QUE VIENE (se hace presente) en la celebración litúrgica (Eucaristía).
  • Jesús que vendrá al final del mundo, como Juez, para juzgar a vivos y muertos.


El Ciclo de Navidad está unido con el Ciclo de Pascua. NAVIDAD mira a la RESURRECCIÓN. Jesús nace, entra en la historia, lanza su mensaje, predica su Palabra de Salvación, conspiran contra Él, muere en la cruz y... ¡¡RESUCITA AL TERCER DÍA!! Y por su Resurrección queda presente en la historia y en la Iglesia...

Celebremos la Navidad cristianamente. Con alegría, pero si perder el sentido profundo que tiene. Que Jesús nazca en nuestros corazones y que nos llene de paz y felicidad.

¡Feliz Navidad!