La Fe mueve montañas

Crónica del viaje de la fe

Entusiasmados y movidos por la Fe un Grupo de 86 personas entre niños, jóvenes y adultos vecinos y amigos de esta comunidad parroquial, realizamos un recorrido hacia Maluenda una pequeña localidad de la provincia de Zaragoza, en donde se encuentra un gran tesoro religioso: La iglesia de Santa Justa y Santa Rufina, un hermoso lugar en donde nos aguardaba impaciente el párroco Don Christian, que esperaba al grupo que venía de Madrid, para enseñarles la iglesia donde se encuentra un hermoso retablo que representa la pasión de Cristo y la vida de amor y entrega en su fe de las santas Justa y Rufina.

Una explicación de la arquitectura de la iglesia dio inicio a la visita, para, ya en su interior, maravillarnos con lo que teníamos ante nuestros ojos, y que poco a poco fue descrita por las personas que se adentraron en la historia para conocer con detalle el arte, el trabajo y las culturas que lo realizaron. Pero el fondo de su interpretación es la Fe que representa dicho retablo que, más allá de conocer su valor artístico, tiene su valor espiritual representando el Credo en sus pinturas.

 

La iglesia parroquial de Santa María fue el lugar donde participamos de la celebración eucarística, que fue concelebrada por Don Pedro y Don Joaquín. Nuestro párroco expresó su agradecimiento por la acogida a los visitantes, que sin duda han grabado en sus retinas y en su corazón esta experiencia.

Continuamos nuestro viaje hacia Calatayud, para reponer fuerzas en un restaurante de la zona, lugar donde los viajeros compartimos experiencias. Aprovechad el tiempo, nos dijeron, y conoced Calatayud; y así lo hicimos en grupos. Continuamos a la siguiente parada: Medinaceli, otra maravilla, una pequeña ciudad con encanto; no hay duda que existen lugares que se tienen que conocer y es muy cierto. LA FE MUEVE MONTAÑAS, y lo hemos comprobado, pues pasamos por medio de las montañas para llegar a donde ni nos imaginábamos.

Ya de vuelta a nuestro lugar de partida, dimos gracias a Dios por haber cuidado de quienes participamos y regresamos sanos y salvos. REFLEXIONEMOS QUE DIOS SIEMPRE ESTA CON NOSOTROS y aumentemos nuestra fe dando testimonio de su gloria.