Comunión y Misión en el anuncio de la alegría del Evangelio hoy

El día 20 de febrero el Sr Arzobispo D. Carlos Osoro presentó  el  plan pastoral para la diócesis para los próximos tres años. Un plan que afecta a toda la diócesis y en el que debemos implicarnos todos los cristianos de la diócesis y  “todos los grupos que participan activamente en tareas pastorales y misioneras de la Parroquia y a responsables y colaboradores de sectores pastorales”. El Sr. Arzobispo, expuso el Plan Diocesano de Evangelización, dirigido a todo el Pueblo de Dios: Sacerdotes, miembros de la vida consagrada, laicos cristianos cuyas líneas maestras exponemos a continuación.

Como objetivos a conseguir:

  • · Mejorar nuestra pertenencia eclesial.
  • · Descubrir las tareas principales que hemos de realizar como miembros vivos de la Iglesia para anunciar el Evangelio.
  • · Discernir y proyectar acciones evangelizadoras.
  • · Asumir compromisos personales y comunitarios.
  • · Hacerlo en comunión.
  • · Y desde el núcleo central que nos regaló Nuestro Señor Jesucristo: Siendo discípulos misioneros, “Id y anunciad el Evangelio”.

Seguidamente fue explicando los siguientes puntos del Plan:

· ¿Cómo vamos a caminar?

· El camino, para acompañar y para tomar decisiones importantes en este acompañamiento, lo queremos hacer guiados por la Palabra de Dios. Lectio Divina.

· Modo de llevar a cabo el Plan.

Este Plan,  dirigido a todos los cristianos como anunciadores del Evangelio, lo presenta para realizar a lo largo de tres años:

  • Primer año: Transformación misionera de la Iglesia en Madrid
  • Segundo año: Desafíos, tentaciones y búsqueda del espíritu verdadero del evangelizador.
  • Tercer año: El Pueblo de Dios que vive en Madrid anuncia el Evangelio y descubre las repercusiones personales y sociales.

Antes de comenzar a llevar a efecto este plan, el Sr.  Arzobispo está abierto a recibir cuantas propuestas pastorales concretas deseen hacerle llegar los distintos grupos, comunidades, asociaciones laicales.

“La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría”  (Papa Francisco, Exhortación apostólica Evangelii gaudium)