Sínodo de la Familia

DIOS CAMINA JUNTO A LAS FAMILIAS PARA GUIARLAS

Hace unos días concluyó el Sínodo de la Familia en Roma. El resultado es un documento de 94 puntos en el que hay decenas de propuestas. No hay condenas, sino un mensaje de esperanza para quienes han decidido formar una familia y para quienes están afrontando los obstáculos de ese camino.
El Papa Francisco explicó al finalizar esta importante reunión de obisposque la palabra “sínodo” significa “caminar juntos”. Y esto es aquello “que hemos vivido” y “la experiencia de la Iglesia en camino, en camino especialmente con las familias del Pueblo santo de Dios disperso en todo el mundo. (…) Dios nos dice que es el primero en querer caminar junto a nosotros, en querer hacer ‘sínodo’ con nosotros. Desde siempre y por siempre, su ‘sueño’, es el de formar un pueblo, reunirlo, guiarlo hacia la tierra de la libertad y de la paz”.
En poco tiempo el Santo Padre publicará un documento, tomando como base la relación final, aprobada por unanimidad por los Padres sinodales.
Resumimos en siete los temas de más importantes tratados en el Sínodo y presentes en el documento conclusivo:
1. Invitación a mirar de otro modo: Los obispos piden a los cristianos que cultiven una mirada de comprensión y de esperanza ante realidades tan dolorosas como la soledad o el fracaso matrimonial.
2. La Preparación para el Sacramento del Matrimonio: Una de las ideas recurrentes del documento es que mejore la preparación al matrimonio. Hay acuerdo en que no es eficaz dar sólo cinco o seis clases antes de la boda. Se propone que las familias se impliquen más en la ayuda a otras familias, no sólo en situaciones especiales.
3. La Apertura a la vida y la educación sexual: Los obispos proponen que los padres se impliquen realmente en la educación sexual de sus hijos, pues una afectividad estable es la clave de la felicidad y de la duración de un futuro matrimonio.
4. Sobre las parejas que conviven: El texto se fija mucho en los jóvenes que no están casados pero que conviven establemente. Dice que muchos de ellos viven la fidelidad y la apertura a la vida, elementos propios del matrimonio. Proponen una atención sobre ellos, para que se encaminen hacia el sacramento del matrimonio.
5. Invitación a formar la conciencia en las personas divorciadas vueltas a casar: En el caso de las personas divorciadas que se han vuelto a casar civilmente y que quieren volver a recibir los sacramentos, el Sínodo propone que un sacerdote les ayude a formar la conciencia y a descubrir en qué situación están ante Dios.
6. Sobre las personas homosexuales: En cuanto a las personas homosexuales, se recuerda que “cada persona debe ser acogida con respeto, evitando cualquier marca de injusta discriminación”. También dice que “no se pueden establecer analogías entre las uniones entre personas homosexuales y el proyecto de Dios sobre matrimonio y familia”.
7. Acerca de las familias emigrantes: Sobre las personas que se han visto forzadas a dejar su país para empezar una nueva vida, los obispos piden que las diócesis y parroquias trabajen para que se respete la dignidad de estas personas y se las acoja y atienda con solicitud