Día de los si Techo

Nadie sin derechos. Nadie sin hogar

Las Campañas de las Personas sin Hogar, los Días de los sin Techo, de los próximos cinco años vuelven -volverán cada mes de noviembre- a gritar ante la sociedad y ante todos nosotros, que todo ser humano tiene derecho a vivir su dignidad, única, esencial, irrepetible e imborrable.

 

Las personas sin hogar no son noticia. En pocos medios de prensa se recogen las agresiones o los fallecimientos de los hombres y mujeres que viven en la calle. Sin embargo, en nuestro país, más de treinta mil personas no tienen techo propio donde cobijarse, donde construir expectativas, donde calentarse, dormir, soñar, proyectar, curarse de las heridas cotidianas… Y más de un millón de personas viven en infraviviendas: no poseen servicios mínimos (agua corriente, electricidad, saneamiento incorporado y cuarto de baño), no tienen ventilación adecuada, carecen de protección frente a las inclemencias climáticas, viven hacinados, sus viviendas son de difícil acceso y jurídicamente inestables.


“Nadie sin hogar” en nuestro lenguaje quiere decir: nadie sin acceso a derechos sociales, nadie sin red, nadie sin afecto, nadie sin calor. La campaña nos ayuda a todos a poner voz y mirada a los silenciados e invisibilizados, a afrontar el signo de fracaso colectivo que supone que en Europa haya aún cientos de miles de personas viviendo sin hogar.

 


Este año, bajo el lema «Derechos para todos. Nadie sin hogar», la campaña se celebrará el día 28 de noviembre. Como cada año, la campaña invita a realizar gestos comunes en los barrios, en los pueblos y comunidades, en las instituciones públicas o privadas y, eMás Informaciónspecialmente y de forma significativa, entre los propios afectados, cuya participación es un aspecto metodológico esencial en el trabajo de inserción y en toda acción reivindicativa.


Al igual que en otras ocasiones la campaña propone diferentes posibilidades de acción con varios niveles de complejidad, grupales y comunitarias, formativas, de oración, de aportación económica,… Además es una gran oportunidad por su efecto multiplicador, ya que llega a tantas personas y grupos sociales. No podemos permanecer indiferentes ante esta realidad; debemos poner remedio, colaborar y actuar frente a las necesidades de los más desfavorecidos.