Nuevo curso, nuevos retos

Como ya sabreis, nuestro querido Juanjo tiene que suspender su labor pastoral durante un tiempo para restablecer su salud, que la dura tarea y el constante esfuerzo, del que todos hemos sido testigos han minado. Su trabajo y su amor siempre estarán ligadas a este grupo de Cristianos de Santa Justa y Santa Rufina, del que será por siempre parte.

Por ello, apenados por la marcha del amigo, pero esperanzados en Jesús, recibimos, el pasado domingo 12 de septiembre a Pedro, nuestro nuevo párroco. Le deseamos desde aquí, que su labor pastoral sea fructífera y le recibimos con los brazos abiertos para continuar siendo un Comunidad Viva en el Evangelio.

Rezamos para que Juanjo tenga las fuerzas necesarias, para que Pedro se sienta parte fundamental en esta Familia, y para que todos sigamos los pasos de Jesús, nuestra único guía en el Camino hacia el Señor, en Comunión con nuestros pastores.