Día de la Iglesia Diocesana

El lema elegido para el Día de la Iglesia Diocesana, que celebramos este do-mingo día 16 de noviembre, afirma que “participar en la parroquia es una declaración de principios”. No hay duda que en la sociedad en que nos ha tocado vivir apostar por Cristo y por su Iglesia supone apostar abiertamente por una forma de vida diferente, por unos principios cristianos que chocan a menudo con los que se viven en el mundo.

En Papa Francisco nos decía en su Exhortación Apostólica que la Parroquia es la “Iglesia que vive entre las casas de sus hijos”, nosotros decimos este año: ES MÁS LUZ, es presencia eclesial en el territorio, santuario donde los sedientos van a beber para seguir caminando, comunidad de comunidades, ámbito de la escucha de la Palabra, de crecimiento de vida cristiana, de diálogo, de anuncio, de caridad generosa, de adoración y de celebración.

Leer más:Día de la Iglesia Diocesana 

Iglesia Diocesana: El gozo de pertenecer a tu parroquia

El próximo domingo 16 de noviembre, celebramos el Día de la Iglesia Diocesana, este año bajo el lema “PARTICIPAR EN TU PARROQUIA ES HACER UNA DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS”, que nos recuerda que no podemos vivir nuestra fe al margen de la Iglesia, y para integrarnos en ella, lo hacemos a través de nuestra parroquia, que nos acoge en su seno.
Nacidos de las aguas bautismales somos miembros de la Iglesia. ¡Qué tiempos tan bonitos nos ha tocado vivir! Unos tiempos que nos hablan de un mundo muy necesitado de Dios, muy necesitado de esperanza y muy necesitado de la alegría de un Dios que ama a los hombres. Este es el Dios que anuncia la Iglesia y el Dios en el que creemos: el Dios de Jesucristo.
Igual que muchas familias, padres, hijos, abuelos, se reúnen los domingos para comer y lo viven con alegría, también la familia de los hijos de Dios nos reunimos el domingo en la eucaristía, en el banquete al que Dios nos. Quizá no seamos conscientes de la alegría y del gozo que supone “poder ir a misa”. Nos reunimos con nuestros hermanos en el nombre del Señor. Así comenzamos cada eucaristía: “En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo”.
¿Cómo desentendernos de nuestra Iglesia Diocesana? ¿Cómo no preocuparnos por nuestra parroquia? En la parroquia hemos recibido el don de la fe por el bautismo, que es el mayor regalo de amor, de misericordia, de comprensión, de alegría, que se nos da. Pero lo que hemos recibido gratis, hemos de darlo gratis. ¿Necesitará mi parroquia algo de mí? ¿Necesitará catequistas? ¿Necesitará mis conocimientos profesionales como voluntario? ¿Necesitará que sea generoso con mi dinero?
En el Día de la Iglesia Diocesana celebramos que vivimos nuestra fe en una parroquia concreta, en una diócesis determinada con otros cristianos de todas las edades, y con los sacerdotes y religiosos. Celebramos que nos preside en la fe y en la caridad un obispo. Estamos llamados a experimentar todas estas alegrías nacidas del bautismo en el seno de la maternidad de la Iglesia. No vivimos la fe en soledad, sino en comunidad junto a otros hermanos nuestros. Y nuestra parroquia necesita de nosotros y nos pide nuestra ayuda –colaborando como voluntarios- y nuestro compromiso económico o suscripción –contribuyendo a su sostenimiento con aportaciones económicas fijas-.
Por eso, “Participar en tu parroquia es hacer una declaración de principios”. Es reconocernos hijos de Dios, hermanos unos de otros, miembros de la misma comunidad parroquial, insertada en la gran comunidad de la diócesis.

Almudena: Un poco de Historia

El nombre es de claro origen árabe, y tradicionalmente se había considerado que provenía de la palabra "al-mudy" (almudín), que significa "depósito de cereales"; pero arabistas e historiadores especializados coinciden hoy en que el nombre procede de la palabra "al-mudayna", o sea, "ciudadela", el antiguo recinto militar amurallado que ocupaba la antigua colina donde hoy se asientan la Catedral y el Palacio Real de Madrid.

Según la tradición, la imagen de Santa María de la Real de la Almudena, que anteriormente había sido denominada como "Santa María la Mayor", fue encontrada en el año 1085 durante la conquista de la ciudad de Madrid por el rey Alfonso VI de León en uno de los cubos o torreones adosados a la dicha muralla árabe, cerca de la Puerta de la Vega.

Leer más:Almudena: Un poco de Historia

Clases de Guitarra

Clases de guitarra: jueves 23 de octubre. Horario19:15 a 20:15 horas. Niños/as de Catequesis y CEM. 12 Plazas.

Bienvenido D. Carlos Osoro

El sábado día 25 de Octubre D. Carlos Osoro tomará como pastor posesión de nuestra Diócesis de Madrid. La primera pregunta que nos podemos hacer es la siguiente y a la que hay que responder es esta: ¿Quién es D: Carlos Osoro?
Es el obispo electo de Madrid y vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española. Nació nuestro pastor en Castañeda, provincia y diócesis de Santander, el 16 de mayo de 1945.

Formación Académica: Instructor elemental de Educación Física, diplomado en Magis-terio y licenciado en Ciencias Exactas por la Universidad Complutense de Madrid, así como en Pedagogía por la Universidad civil de Salamanca. Licenciado en Teología y Fi-losofía por la Universidad Pontificia de Salamanca, después de cursar los estudios eclesiásticos en el Seminario para vocaciones tardías “Colegio Mayor El Salvador” de Salamanca.
Vida Sacerdotal: Ordenado el 29 de julio de 1973 en la parroquia de Nuestra Señora de la Bien Aparecida en Marrón (Cantabria), por el obispo Juan Antonio del Val Gallo.
Su primer destino pastoral fue la Parroquia de la Asunción de Torrelavega (Cantabria), formando parte del equipo sacerdotal, y trabajando preferentemente en el campo de la pastoral juvenil.

Leer más:Bienvenido D. Carlos Osoro