Retiro de Confirmación

El pasado viernes 23 de mayo, Adrián, María, Laura, Christian, Jessica, Antoni, Mishell, Astrid, Adrián, Shirley y Carlos han disfrutado de un retiro de Confirmación en el que se han preparado espiritualmente para poder celebrar, de forma consciente, plena y activa, el sacramento de la Confirmación.

Todos participaron activamente en este retiro haciendo oración personal e interiorizando en lo que saben, conocen y viven de su fe, escuchando y poniendo en común temas de actualidad de relevante importancia para la sociedad –y especialmente para los cristianos– y tuvieron la oportunidad de conocerse un poco mejor.

En el Templo se compartió también, junto a sus familias, de un rato de oración y se celebró el sacramento de la Penitencia.

Por último –y no menos importante– compartieron con el padre César y su catequista Asun, una exquisita cena que prepararon las mamás… y los papás.

La valoración de estos jóvenes sobre el retiro es muy positivo. He aquí algunas de sus opiniones:

— “Me ha gustado mucho éste retiro, he conocido un poco más a mis compañeros; y hemos hablado del camino que ya hemos recorrido junto a Jesús y que a partir de ahora nosotros daremos testimonio de fe con la ayuda del Espíritu Santo.”

 

— “Este retiro me ha parecido muy interesante, César nos ha abierto los ojos, con sus ejemplos, de la sociedad de hoy en día para los jóvenes como nosotros y nos ha enseñado que no hay que dejarse llevar por las tentaciones (sabiduría de éste mundo), sino seguir siempre el camino de Jesús (sabiduría divina).”

 

— “Me han gustado bastantes cosas en este retiro, pero lo que me ha quedado muy claro es que hay que mantenerse firmes en la Verdad, seguir el camino de Dios y prepararnos, purificarnos y limpiarnos espiritualmente para el sacramento de la Confirmación.”

A todos ellos les deseamos que, con la ayuda del Espíritu Santo, se transformen en nuevos apóstoles, que hagan de Jesús el valor fundamental de su existencia y den testimonio de ello en su vida.

La Ascensión del Señor, símbolo de Esperanza

Convenía que Jesús se fuese para recibir la Fuerza que viene de lo Alto

Jesús Ascendió al Cielo, hacia el Padre, después de haber cumplido su misión en la tierra. Ha vivido haciendo el bien; ahora que se le viene encima la hora, deja claro que la razón de su tránsito del mundo al Padre coincide con su razón de vivir. Los discípulos estarán donde está el Maestro si andan por el camino de liberalidad abnegada. Muere Jesús así como ha vivido, amando eficazmente. Entrega el espíritu, desvelando la anchura y longitud, la altura y profundidad, la grandeza y preeminencia de su amor. Ama con la fuerza de sus brazos extendidos en la cruz y de sus manos y pies clavados a ella y con el sudor sangriento de su frente. Él no hace nada por su cuenta, sino que habla como su Padre le enseña. Por la misma razón, se le ha dado todo poder celestial y terrenal.

Leer más:La Ascensión del Señor, símbolo de Esperanza

Decir “SÍ” a Dios

El día 1 de junio, varios jóvenes de la Parroquia serán confirmados

Unos días, sólo unos días para decir a Jesús el sí más fuerte que le haya dicho hasta ahora. Unos días para que la cruz quede marcada en mi frente, pero sobre todo en mi corazón. Unos días para decir ante todos que le amo, para agarrar fuertemente la cruz y cargarla ante la mirada de todo aquel que se acerque a mí. Unos días para gritar desde mi corazón que aquí estoy, que haga conmigo lo que quiera y sobre todo que me dé fuerzas para aceptarlo y dejarme llevar por sus manos.

Leer más:Decir “SÍ” a Dios

Construyendo espacios de esperanza

Hoy es un imperativo urgente encarnar la coherencia y radicalidad del Evangelio

Arrancamos en estos días, la Campaña de Caridad para el año 2014 de Cáritas. El lema de la Campaña, “Construyendo espacios de ESPERANZA” resume muy bien la idea de que, a veces, no es fácil ver la luz al final del túnel, pero la experiencia de muchas vidas nos dice que ¡claro que se puede! Cáritas construye espacios de Esperanza, en los que recuperamos la vida y la dignidad de las personas, de lo sencillo y lo cotidiano, desde la fidelidad a un Dios Padre de toda la Creación que se conmueve con los más débiles y pequeños.

Leer más:Construyendo espacios de esperanza

Pascua del enfermo

El corazón del ser humano se mide por su capacidad para aliviar el sufrimiento propio y ajeno

La Pascua es un tiempo de vida y esperanza para celebrar con gozo el triunfo de Cristo sobre el mal y la muerte. Es la respuesta definitiva a las preguntas que han angustiado a la humanidad desde sus orígenes. En estos días de fiesta, también se celebra la Pascua del Enfermo en la Iglesia española y constituye una excelente oportunidad para evocar algunas claves de referencia cristiana ante el sufrimiento humano, vivido en términos de acompañamiento o en términos de experiencia propia del mismo. Jesús ilumina ambas situaciones con su vida, su praxis y su palabra. Él constituye siempre nuestro referente ético y pastoral para hacer bien al que sufre y hacer bien con el propio sufrimiento.

Leer más:Pascua del enfermo