La alegría de ser misionero

El 2 de marzo celebramos el Día de Hispanoamérica 

"La alegría de ser misionero". Sin duda, este lema evoca la respuesta gozosa y generosa a aquella vocación que ha llevado y animado, desde el encuentro con el “Nuevo Mundo” hasta la actualidad, a millones de misioneros españoles a dejar sus terruños, diócesis y comunidades de origen para ponerse al servicio de la evangelización de América. ¿Cómo no rendir homenaje a los sacerdotes de la OCSHA (Obra de Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana) que en este año 2014 celebran sus bodas de oro sacerdotales?

“La alegría del evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús. Quienes se dejan salvar por Él son liberados del pecado de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento. Con Cristo siempre nace y renace la alegría” (E.G. n.º 1)

La fe crece dándola: crece en los mismos misioneros y crece en quienes se benefician de sus servicios evangelizadores.

Confiamos todas nuestras intenciones a la Virgen Santísima, Estrella de la Nueva Evangelización, Madre de Dios y primera portadora de Jesús en tierra del “Nuevo Mundo”, pedagoga de la inculturación del Evangelio en la vida y cultura de sus pueblos, para que nos enseñe a cantar gozosos todas las maravillas que Dios ha hecho en nuestras vidas.

Sentir, pensar, querer, dentro de la Iglesia

No se entiende a un cristiano sin Iglesia". Lo constató el Papa Francisco hace unas semanas en la misa celebrada en la Casa de Santa Marta. El Santo Padre indicó los tres pilares del sentido de pertenencia eclesial: la humildad, la fidelidad y la oración por la Iglesia.

La homilía partió de la figura del rey David, como es presentada en las lecturas del día: un hombre que habla con el Señor como un hijo que habla con su padre pero que si recibe un "no" a sus peticiones, lo acepta con alegría. David –observó el Pontífice– tenía "un fuerte sentimiento de pertenencia al pueblo de Dios". Y esto –puntualizó– nos hace preguntarnos cuál es nuestro sentido de pertenencia a la Iglesia, nuestro sentir con la Iglesia y en la Iglesia:

Leer más:Sentir, pensar, querer, dentro de la Iglesia

¿Quién fue San Valentín, mártir?

El santo Patrón de los hogares y del amor conyugal

La invitación del Papa Francisco a las parejas que se preparan al matrimonio a un encuentro en la plaza de san Pedro, ha provocado, en no pocos, cierto desconcierto. Lo que el Santo Padre muestra es su voluntad de recristianizar esta fiesta. El trabajo y la sensibilidad de monseñor Vincenzo Paglia, presidente del Pontificio Consejo para la Familia, un hombre muy activo, que no pierde ocasión para defender los lazos familiares duraderos y el "sí para siempre", en un mundo –como le gusta subrayar– "líquido" e "individualista" ha sido muy importante. La iglesia es consciente de que la familia es la primera piedra con la cual tropieza el individualismo y es también el centro y pilar de la sociedad. En tiempos de gran laicización, y en que cada vez más matrimonios terminan disueltos, el Papa quiere revalorizar el matrimonio cristiano y, para ello, mejor empezar por el principio, generando un espacio de encuentro y comunión para todos aquellos jóvenes que deseen poner su compromiso en manos de Dios y de la Iglesia.

Pero volvamos la mirada hacia atrás. ¿Quién era Valentín y por qué es patrono de los que se quieren bien y al que los intereses de ciertos centros comerciales llaman “Patrono de los enamorados”?

Leer más:¿Quién fue San Valentín, mártir?

La Unción de enfermos

Un sacramento que ayuda en la enfermedad

El Sacramento de la Unción de Enfermos confiere al cristiano una gracia especial para enfrentar las dificultades propias de una enfermedad crónica, grave o vejez. Es el recurso, el “refrigerio” que lleva el cristiano para poder sobrellevar con fortaleza y en estado de gracia un momento de tránsito, especialmente el tránsito a la Casa del Padre a través de la muerte.

1.- ¿Qué es la Unción de Enfermos?

Es el Sacramento que da fuerza, ánimo y consuelo a una persona enferma y la prepara, si es necesario, para una santa muerte.

2.- ¿Cuándo Empezó la Unción de Enfermos?

Durante su vida, Jesús siempre prodigó un gran amor por aquellos que padecían algún mal, que tenían alguna enfermedad o dolor. El Evangelio nos cuenta cómo Jesús curó a paralíticos, ciegos y otros enfermos.

Esta preocupación por los enfermos, el Señor la transmite a sus discípulos en dos momentos del Evangelio:

“…y ungiendo con óleo a muchos enfermos, los curaban” (Mc 6,13).

“…impondrán las manos sobre los enfermos, y los curarán” (Mc 16,18).

Por otra parte, Santiago, en su carta, recomienda:

“Si alguno entre vosotros está enfermo, que llame a los presbíteros de la Iglesia, para que recen por él y lo unjan con óleo en el nombre del Señor, y la oración que nace de la fe salvará al enfermo, el Señor lo aliviará, y si tuviera pecados, le serán perdonados” (St 5, 14-15)

3.- ¿Cuándo se recibe la Unción de Enfermos?

Leer más:La Unción de enfermos

Quien odia a su hermano, es un homicida

“Que los cristianos cierren las puertas a los celos, envidias y habladurías que dividen y destruyen nuestras comunidades,” fue la exhortación lanzada por el Papa Francisco, hace unas semanas, en la Misa presidida en la Casa de Santa Marta, en la sexta jornada de oración por la unidad de los cristianos. La reflexión del Papa partió de la primera lectura del día, que habla de la victoria de los israelitas sobre los filisteos, gracias al coraje del joven David. La alegría de la victoria se trasforma rápidamente en tristeza y celos del rey Saúl, ante las mujeres que alaban a David por haber matado a Goliat. Entonces, “aquella gran victoria –afirmó el Santo Padre– comienza a convertirse en derrota en el corazón del rey” en el que se insinúa, como ocurrió con Caín, el “gusano de los celos y de la envidia.” Como Caín con Abel, el rey decide asesinar a David. “Así actúan los celos en nuestros corazones: –observó el Pontífice– es una mala inquietud, que no tolera que un hermano o una hermana tengan algo que yo no tengo”.

Saúl, “en vez de alabar a Dios, como hacían las mujeres de Israel por esta victoria, prefiere encerrarse en sí mismo, amargarse”, “cocinar sus sentimientos en el caldo de la amargura”: “Los celos llevan a matar, la envidia lleva a matar. Justamente fue esta puerta, la puerta de la envidia, por la cual el diablo entró en el mundo. La Biblia dice: ‘Por la envidia del diablo entró el mal en el mundo.’ Los celos y la envidia abren las puertas a todas las cosas malas. También dividen a la comunidad. Una comunidad cristiana, cuando sufre –algunos de los miembros– de envidia, de celos, termina dividida: uno contra el otro. Este es un veneno fuerte. Es un veneno que encontramos en la primera página de la Biblia con Caín”.

Leer más:Quien odia a su hermano, es un homicida

Mensaje de Santo Padre sobre la Cuaresma

El papa Francisco nos ha escrito a todos los cristianos un mensaje para la cuaresma 2014, que empieza el día 5 de Marzo, miércoles de Ceniza. Un mensaje breve pero muy instructivo que podemos sintetizar en la frase “Se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza” (Cor 8,9).

El contenido es muy apropiado para este tiempo litúrgico que nos espera, contenido que podríamos expresar de la siguiente manera. El papa, en su mensaje, distingue dos niveles: el primero resalta la pobreza de Cristo desarrollando esta realidad cristológica en los siguientes apartados:

“Dios no se revela mediante el poder y la riqueza del mundo, sino mediante la debilidad y la pobreza: ‘Siendo rico, se hizo pobre por vosotros…’. Cristo, el Hijo eterno de Dios, igual al Padre en poder y gloria, se hizo pobre”.

Leer más:Mensaje de Santo Padre sobre la Cuaresma