Retiro de Adviento

Queridos parroquianos: año tras año, en ese transcurrir del tiempo litúrgico que la Iglesia nos propone, el ADVIENTO, viene a nuestro encuentro con una fidelidad multisecular. Adviento es tiempo de espera, Adviento es tiempo de preparación a la Navidad. Veinticuatro días que dedicaremos, con cuatro domingos, para acoger al Emmanuel en nuestro corazón, en nuestras casas, en nuestra parroquia. Adornar nuestras calles de luces multicolores, colocar símbolos navideños, reunirnos con los familiares, desear paz y felicidad son expresiones de lo novedoso, de lo grandioso del evento que está por llegar. Pero todo esto no es suficiente, urge preparar nuestros corazones; es necesario volver a nuestro interior, a lo más íntimo de nosotros mismos y echar una ojeada, ventilar nuestra alma y llenarla del Espíritu de Dios para que en nosotros nazca el Niño-Dios.

Es por ello, que os comunico una noticia maravillosa, una hermosa buena nueva: el día 30 del presente mes de noviembre, sábado, tendremos en nuestra parroquia, desde las 10 hasta la las 12 de la mañana, un encuentro de todos los parroquianos.

Este encuentro, que llamamos Retiro de Adviento, nos permitirá alcanzar el objetivo antes mencionado y que, repito, nos permitirá prepararnos a la Navidad. Empezaremos a las 10:00 horas con una oración comunitaria; a continuación el Padre Aurelio, de la Orden de los Padres Somascos, nos hablará al corazón sobre el Adviento; seguidamente tendremos la exposición del Santísimo con la consiguiente adoración.

Este momento, que durará una hora, será un momento entrañable y fecundo, pues tendremos la posibilidad de confesarnos. Los sacerdotes que vendrán de fuera estarán a nuestra disposición en el confesionario y en otros lugares adecuados para este sacramento, para reconciliarnos con el Señor y experimentar su gracia y su amor.

Terminaremos a las 12:00 horas con la bendición final. Os invitamos a todos. Aprovechemos este momento de gracia y perdón de Dios. Un saludo.

Jesucristo, Rey de la Verdad y la Vida

Este domingo, último del año litúrgico, celebramos que Cristo es el Rey de nuestro Universo. Su Reino es el Reino de la Verdad y la Vida, de la justicia, del amor y la paz. En la fiesta de Cristo Rey celebramos que Cristo puede empezar a reinar en nuestros corazones y así, el Reino de Dios puede hacerse presente en nuestra vida.

Jesús nos habla de las características de su Reino: “es semejante a un grano de mostaza que uno toma y arroja en su huerto y crece y se convierte en un árbol, y las aves del cielo anidan en sus ramas”; “es semejante al fermento que una mujer toma y echa en tres medidas de harina hasta que fermenta toda”; “es semejante a un tesoro escondido en un campo, que quien lo encuentra lo oculta, y lleno de alegría, va, vende cuanto tiene y compra aquel campo”; “es semejante a un mercader que busca perlas preciosas, y hallando una de gran precio, va, vende todo cuanto tiene y la compra” (Mateo, 13).

Leer más:Jesucristo,  Rey de la Verdad y la Vida

Ayuda a Filipinas

Cáritas Española ha aprobado ya el envío urgente de una partida de 200.000 €uros para apoyar las acciones de ayuda a las víctimas de la catástrofe en Filipinas en la primera fase de la emergencia.

Además ha activado una campaña de solidaridad “Cáritas con Filipinas”, para canalizar el compromiso de los donantes españoles con los damnificados del tifón “Haiyan”.

Quien quiera colaborar, puede hacerlo por estos medios:

  • Teléfono de donaciones: 902 33 99 99
  • Cuentas corrientes diocesanas:
    • SANTANDER……….. 0049-1892-60-2510578960
    • BBVA………………… 0182-2370-42-0201567458
    • BANKIA……………… 2038-1010-61-6000669180
    • LA CAIXA……………. 2100-5731-71-0200154496
    • BANCO POPULAR… 0075-0001-88-0607265440

Nuestra vida de familia cristiana

Este domingo celebramos el día de la Iglesia diocesana. Celebramos que todos los católicos de la Diócesis nos sentimos Iglesia, que tenemos que mostrar la inmensa labor que realiza la Iglesia en cada parroquia, y en la diócesis y participar aún más en sostenerla económicamente, ya que con este pequeño pero gran gesto mostramos nuestra vivencia y pertenencia más profunda a la Iglesia mediante el bautismo.

La labor que realiza la Iglesia en cada parroquia es la catequética, en todas sus dimensiones (infancia, juvenil y adultos) proponiendo a Jesucristo y su Evangelio como aquello que contribuye a la felicidad de todos. Esta educación y formación en la fe de las persona, repercute también directamente en beneficio de la sociedad ya que el cristiano comprometido con su fe, tiene que plasmar sus valores en su familia, trabajo, descanso, etc. Además, recordemos también que la Iglesia hace mucho bien, sin duda y, aún más, a los más pobres, por medio de tantos voluntarios en Cáritas. Pensemos en el beneficio que llega a los padres que bautizan a sus hijos, y a los que están en catequesis; a los que escuchan una palabra de aliento y consuelo de fe en los funerales, a los que visitan o acompañan a los mayores y  enfermos, a los que contemplan religiosamente las imágenes de nuestro templo parroquial; a los que se casan por la iglesia; a los que purifican su corazón cuando se confiesan. Todo ello está siendo atendido por catequistas, voluntarios, religiosas y sacerdotes. Un merecido agradecimiento a todos ellos.

Leer más:Nuestra vida de familia cristiana

Amar y servir

El voluntario entiende la caridad como la realización del amor de Dios

Los voluntarios son un grupo de personas que se acercan a los demás y que ofrecen esperanza al mundo. Y la Iglesia es la cuna para muchos de estos voluntarios que surgen en la sociedad; en la Iglesia fundamentan sus objetivos, su espíritu, sus valores, su carisma. Hay un voluntariado que trabaja con los inmigrantes, un voluntariado que trabaja con los pobres, un voluntariado que trabaja con la iglesia, un voluntariado que trabaja con las misiones, un voluntariado en el mundo de la salud.

Pero,  ¿qué es lo que lleva a alguien a ser voluntario?

Leer más:Amar y servir

Lotería 2013


Ya está disponible la lotería de Navidad de la Parroquia. Recordad que de los 3€, 50 céntimos son para la parroquia.

¡¡Este año toca!!