Concierto cuaresmal

El sábado 28 de febrero a las 20:00 horas tuvo lugar en nuestra parroquia el concierto de cuaresma a cargo de la cantautora Axana.  Esta mujer de origen ruso, nacida en Siberia y casada con un madrileño se encargó de guiarnos con su voz y su música  haciéndonos reflexionar sobre nuestra vida cristiana desde su propia experiencia espiritual.

Según nos confesó, ella misma se encontró con Dios y desde entonces su vida cambió, dedicándose desde entonces a  llevar a cabo conciertos donde quiera que la llamen y la dejen cantar para gloria de Dios.

En nuestra parroquia su concierto duró tres cuartos de hora, tiempo que nos permitió hacer juntos un momento de oración.  Con siete canciones, haciendo, en cada una de ellas, una introducción, nos traslado a un ambiente de recogimiento y gozo espiritual entrañable y edificante para nuestras almas. Nos cantó la necesidad que tenemos de Dios, de cantar y alabarlo,   de buscar su voluntad, donde encontramos la fuerza para vivir, del amor inmenso que Dios nos tiene, de su presencia cercana en nuestra vida.

 Concluyó con dos canciones  hablándonos de la eternidad  y de no tener miedo  a la muerte;  en su última canción, para darnos ánimos,  nos recodó  que  lo que hacemos, día tras  día,   construye el mañana.

Muchas Gracias Axana por el momento tan entrañable que nos has hecho vivir; gracias por ayudarnos acercarnos un poco más a Dios.

Jesús transfigurado, nos muestra el camino

La Transfiguración nos invita a abrir los ojos del corazón al misterio de la luz de Dios presente en toda la historia de la salvación. Ya al inicio de la creación el Todopoderoso dice: "Fiat lux", "Haya luz" (Gn 1, 3), y la luz se separó de la oscuridad. Al igual que las demás criaturas, la luz es un signo que revela algo de Dios: es como el reflejo de su gloria, que acompaña sus manifestaciones. Cuando Dios se presenta, "su fulgor es como la luz, salen rayos de sus manos" (Ha 3, 4). La luz -se dice en los Salmos- es el manto con que Dios se envuelve (cf. Sal 104, 2). En el libro de la Sabiduría el simbolismo de la luz se utiliza para describir la esencia misma de Dios: la sabiduría, efusión de la gloria de Dios, es "un reflejo de la luz eterna", superior a toda luz creada (cf. Sb 7, 27. 29 s). En el Nuevo Testamento es Cristo quien constituye la plena manifestación de la luz de Dios. Su resurrección ha derrotado para siempre el poder de las tinieblas del mal. Con Cristo resucitado triunfan la verdad y el amor sobre la mentira y el pecado. En él la luz de Dios ilumina ya definitivamente la vida de los hombres y el camino de la historia. "Yo soy la luz del mundo -afirma en el Evangelio-; el que me siga no caminará en la oscuridad, sino que tendrá la luz de la vida" (Jn 8, 12).

 La Transfiguración del Señor es particularmente importante para nosotros por lo que viene a significar. Por una parte, significa lo que Cristo es; Cristo que se manifiesta como lo que Él es ante sus discípulos: como Hijo de Dios. Pero, además, tiene para nosotros un significado muy importante, porque viene a indicar lo que somos nosotros, a lo que estamos llamados, cuál es nuestra vocación.

 Cuando Pedro ve a Cristo transfigurado, resplandeciente como el sol, con sus vestiduras blancas como la nieve, lo que está viendo no es simplemente a Cristo, sino que, de alguna manera, se está viendo a sí mismo y a todos nosotros. Lo que San Pedro ve es el estado en el cual nosotros gloriosos viviremos por la eternidad.

La Transfiguración del Señor nos habla de la plenitud, nos habla de que no existen carencias, de que no existen limitaciones, de que no existen ausencias. Cuántas veces las ausencias de los seres queridos son tremendos motivos de tristeza y de pena. Ausencias físicas unas veces, ausencias espirituales otras; ausencias producidas por una distancia que hay en kilómetros medibles, o ausencias producidas por una distancia afectiva.

 Aprendamos a compartir con Cristo todo lo que Él ha venido a hacer a este mundo. El saber ofrecernos, ser capaces de entregarnos a nuestro Señor cada día para resucitar con Él cada día. "Si con Él morimos -dice San Pablo- resucitaremos con Él. Si con Él sufrimos, gozaremos con Él". La Transfiguración viene a significar, de una forma muy particular, nuestra unión con Cristo.

Comunión y Misión en el anuncio de la alegría del Evangelio hoy

El día 20 de febrero el Sr Arzobispo D. Carlos Osoro presentó  el  plan pastoral para la diócesis para los próximos tres años. Un plan que afecta a toda la diócesis y en el que debemos implicarnos todos los cristianos de la diócesis y  “todos los grupos que participan activamente en tareas pastorales y misioneras de la Parroquia y a responsables y colaboradores de sectores pastorales”. El Sr. Arzobispo, expuso el Plan Diocesano de Evangelización, dirigido a todo el Pueblo de Dios: Sacerdotes, miembros de la vida consagrada, laicos cristianos cuyas líneas maestras exponemos a continuación.

Como objetivos a conseguir:

  • · Mejorar nuestra pertenencia eclesial.
  • · Descubrir las tareas principales que hemos de realizar como miembros vivos de la Iglesia para anunciar el Evangelio.
  • · Discernir y proyectar acciones evangelizadoras.
  • · Asumir compromisos personales y comunitarios.
  • · Hacerlo en comunión.
  • · Y desde el núcleo central que nos regaló Nuestro Señor Jesucristo: Siendo discípulos misioneros, “Id y anunciad el Evangelio”.

Seguidamente fue explicando los siguientes puntos del Plan:

· ¿Cómo vamos a caminar?

· El camino, para acompañar y para tomar decisiones importantes en este acompañamiento, lo queremos hacer guiados por la Palabra de Dios. Lectio Divina.

· Modo de llevar a cabo el Plan.

Este Plan,  dirigido a todos los cristianos como anunciadores del Evangelio, lo presenta para realizar a lo largo de tres años:

  • Primer año: Transformación misionera de la Iglesia en Madrid
  • Segundo año: Desafíos, tentaciones y búsqueda del espíritu verdadero del evangelizador.
  • Tercer año: El Pueblo de Dios que vive en Madrid anuncia el Evangelio y descubre las repercusiones personales y sociales.

Antes de comenzar a llevar a efecto este plan, el Sr.  Arzobispo está abierto a recibir cuantas propuestas pastorales concretas deseen hacerle llegar los distintos grupos, comunidades, asociaciones laicales.

“La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría”  (Papa Francisco, Exhortación apostólica Evangelii gaudium)

Cuaresma: Fortalece tu corazón a la luz de Cristo

FORTALEZCAN SUS CORAZONES” es el lema de una llamada a combatir la indiferencia, con el que el Santo Padre nos invita a vivir la Cuaresma, que comienza el próximo 18 de febrero con el Miércoles de Ceniza, como tiempo de preparación. Por eso, desde nuestra parroquia, y siguiendo el camino que nos hemos marcado este curso, nuestro lema cuaresmal será “FORTALECE TU CORAZÓN A LA LUZ DE CRISTO”. La primera semana, buscaremos las herramientas para trabajar nuestro camino a la conversión, bajo el lema será “LA PALABRA ES TU ALIMENTO”. La segunda semana, el lema será “NUESTRA FORTALEZA ES DIOS”. La tercera semana, nos apoyaremos en los Mandamientos, con El lema “LA LEY DEL SEÑOR ILUMINA NUESTRA VIDA”. Pero sabemos que el camino es Cristo; el lema de la cuarta semana será “EN CRISTO ESTÁ LA SALVACIÓN". Finalmente, llega el momento de la conversión total la quinta semana, con el lema “MORIR EN CRISTO ES VIVIR EN CRISTO”.

El Papa Francisco basa su discurso de Cuaresma en tres puntos: La Iglesia, las comunidades y parroquias y las personas creyentes.

IGLESIA: “Si un miembro sufre, todos sufren con él” (1 Co 12,26). “Cristiano es el que permite que Dios lo revista de su bondad y misericordia, de Cristo, para llegar a ser como Él, siervo de Dios y de los hombres”.“La Cuaresma es un tiempo propicio para dejarnos servir por Cristo y así llegar a ser como Él. Cuando recibimos la Eucaristía, nos convertimos en lo que recibimos: el cuerpo de Cristo, en el que no hay lugar para la indiferencia”.“La Iglesia es communio sanctorum; en ella participan los santos y es comunión de cosas santas: el amor de Dios que se nos reveló en Cristo y todos sus dones”.

COMUNIDADES Y PARROQUIAS: “¿Dónde está tu hermano?” (Gn 4,9). “La Iglesia terrenal está llamada a unirse a la Iglesia del cielo en la oración. Junto con los santos, formamos parte de la comunión en la cual el amor vence la indiferencia”.“Toda comunidad cristiana está llamada a cruzar el umbral que la pone en relación con la sociedad que la rodea, con los pobres y los alejados. La Iglesia por naturaleza es misionera”.“Que los lugares en los que se manifiesta la Iglesia, en particular nuestras parroquias y nuestras comunidades, lleguen a ser islas de misericordia en medio del mar de la indiferencia”.

LA PERSONA CREYENTE: “Fortalezcan sus corazones” (St 5,8). “Debemos orar en la comunión de la Iglesia terrenal y celestial. No olvidemos la fuerza de la oración de tantas personas. La iniciativa 24 horas para el Señor, que deseo que se celebre en toda la Iglesia los días 13 y 14 de marzo, es expresión de esta necesidad de la oración”.“Podemos ayudar con gestos de caridad con las personas cercanas y lejanas, gracias a los numerosos organismos de caridad de la Iglesia. La Cuaresma es un tiempo propicio para mostrar interés por el otro”. “El sufrimiento del otro constituye un llamado a la conversión, porque la necesidad del hermano me recuerda la fragilidad de mi vida, mi dependencia de Dios y de los hermanos”.

Porque estuve enfermo, solo o anciano y vinisteis a visitarme

  Cuando lo hacéis con alguno de estos mis hermanos, a mí me lo hacéis, nos dice el Señor en cada momento.

El grupo de Pastoral de Salud de nuestra comunidad parroquial se dedica semana tras semana, a acompañar y visitar  a personas mayores, enfermos y sus familiares, abriéndose al sufrimiento de los hermanos y reconociendo en ellos  a Cristo el Señor.

 

 Nuestra misión, enviados por la parroquia,  no es otra que la de llevar al Señor a estas personas de diferentes maneras. Con nuestra cercanía, con nuestras oraciones, con nuestras palabras, con nuestros silencios, con nuestras escuchas, con nuestras sonrisas y lágrimas, con nuestros besos y abrazos.... queremos que se sientan más amados y consolados.

    ¡Es alabar a Dios!......      ¡Qué gran camino de santificación es éste!   Servimos a la iglesia en esta porción de la viña del Señor que es nuestra parroquia.    

 También aprovechando la profesionalidad de un miembro de nuestro equipo y para que estas personas se sientan mucho mejor, les ofrecemos de una manera totalmente desinteresada, servicio de peluquería, pedicura y manicura.

 Este grupo realiza su misión  en total comunión con la comunidad parroquial; Cesar, el Vicario Parroquial es el coordinador de nuestro apostolado, todos  meses, el segundo martes, nos reunimos,  planificamos nuestro trabajo y ampliamos nuestra formación, rezamos para fortalecernos y llevar a cabo nuestra misión en comunión con el párroco.  Enviados por la parroquia,  salimos, como dice el Santo Padre el Papa, a la periferia del sufrimiento, a tocar el rostro de Cristo en nuestros hermanos enfermos. 

 Todos hemos de aprender a abrazar a los necesitados, nos dice el Papa Francisco. Hay muchas situaciones en nuestra comunidad parroquial que necesitan atención, cuidado y amor. Nuestro número de visitadores es bastante reducido, también el número de personas a visitar. Os pedimos, que si tenéis familiares enfermos, lo comuniquéis en despacho parroquial, estaremos encantados de ayudaros y visitar a vuestros enfermos.

 No queremos olvidarnos de nuestra Madre la Virgen María, ella siempre presente donde hay una cruz que llevar, ella siempre presente a nuestro lado. Pidámosle que nuestra misión hacia los enfermos, refleje la entrega y el estilo de Amar de su Hijo.