Redes

Síguenos en...

 
Carta Apostólica de Benedicto XVI

El Papa ha convocado el Año de La fe mediante la carta apostólica “PORTA FIDEI“ (La Puerta de la Fe). Es una carta muy densa de contenido donde, en 15 apartados nos va mostrando el verdadero camino hacia la autentica fe.

Leer más...
 

Latest JEvents

No events

Recibe la hoja parroquial en tu correo

Cuaresma 2012

Comienza el tiempo penitencial que nos prepara para la Pascua

Con puntualidad inusitada y fiel a la cita, la Cuaresma viene a nuestro encuentro año tras año. Pueda parecer a simple vista que sea lo mismo cada año, que su mensaje sea siempre igual y que nos haga caer en la monotonía en el “ya lo se” o siempre lo mismo o quedarme en el carnaval.

Pero para el cristiano no es así. Si es cierto que los dos primeros domingos todos los años, están dedicados a las tentaciones y a la transfiguración, solo cambia el evangelista correspondiente al año, los otros tres domingos siguientes, es decir el tercero, el cuarto y el quinto nos presentan una selección distinta de evangelios que proclamamos y que están imbuidos por un mensaje peculiar y marcados por un determinado centro de interés. Es aquí hacia donde el fiel cristiano debe dirigir su mirada y hacer propio ese interés, ese contenido, ese mensaje de la Palabra de Dios que contemplada desde el corazón le hará descubrir la alegría de la Pascua. Porque la Cuaresma habla a lo profundo del ser humano.

En el ciclo A son evangelios bautismales; en el C nos hablan de la conversión y de la misericordia acogedora de Dios; el ciclo B, el que nos ocupa este año, los tres evangelios nos invitan a mirar hacia La Cruz de Cristo, hacia su muerte que es anuncio de su resurrección. Nos invitan a hacerlo teniendo nuestros ojos  en él, punto de referencia que nos traza el camino. Camino, que si bien puede parecer que conduce al fracaso, nos lleva a la vida para siempre.

De aquí que esta cuaresma, en nuestra parroquia, la cruz ocupe un lugar primordial en nuestro templo; la oración un medio primordial, pues si Dios habla también en el silencio, el hombre igualmente descubre en el silencio la posibilidad de hablar con Dios. Qué mejor manera para hacerlo que recuperando y fortaleciendo una vida de piedad fecunda y recuperando y viviendo nuestras devociones: vía crucis, santo rosario, visita la Santísimo, etc.

San Marcos nos muestra el camino de renovación y conversión desde la caridad, el ayuno y la penitencia en la vida litúrgica, la oración y los sacramentos, todo vivido en comunidad. Ánimo, y feliz cuaresma 2012.

Más contenidos

Dí que te gusta...