Redes

Síguenos en...

 
Carta Apostólica de Benedicto XVI

El Papa ha convocado el Año de La fe mediante la carta apostólica “PORTA FIDEI“ (La Puerta de la Fe). Es una carta muy densa de contenido donde, en 15 apartados nos va mostrando el verdadero camino hacia la autentica fe.

Leer más...
 

Latest JEvents

No events

Recibe la hoja parroquial en tu correo

Semana Santa 2012: Caminemos hacia el Amor de Dios

Aprovechemos la Semana Santa para morir con Cristo y resucitar con Él

Entre todas las semanas del año, la más importante para los cristianos es la Semana Santa, que culmina con la resurrección del Señor. Es una semana grande, porque es el centro y el corazón de la liturgia de todo el año. En ella se celebra el misterio de la redención, porque la Pascua es la meta.

Debemos entrar en la Semana Santa con un espíritu de paz interior y recogimiento… Pero después, llega el gran momento, que no es un final, sino un principio. La Iglesia es como una embarcación; la Cuaresma ha sido un largo viaje, un tiempo de trabajo y disciplina... Pero ahora, en la Semana Santa y el barco entra en el puerto; ha llegado el momento de descansar en la pasión de Cristo, podemos descansar en el pensamiento del amor de Dios...

 

"Porque tanto ha amado Dios al mundo, que le ha dado a su Hijo unigénito" (Jn 3,16)

"Habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin" (Jn 13,1).

Durante la Semana Santa, seguiremos las huellas del Maestro, y como en la Cuaresma lo hicimos bajo el lema “Él nos lleva a la Verdad”, durante la Semana Santa, seguiremos caminando bajo el lema

Todo el que es de la verdad, escucha Mi voz” (Jn, 18-37B).

Porque sabemos que la Verdad es el camino que lleva a la entrega de Cristo; es el camino de la entrega por Cristo.

Caminemos hacia la Pascua con Amor. Porque vivir la Semana Santa es acompañar a Jesús desde la entrada a Jerusalén hasta la resurrección. Vivir la semana Santa es descubrir qué pecados hay en nuestra vida y buscar el perdón generoso de Dios en el Sacramento de la Reconciliación. Vivir la Semana Santa es afirmar que Cristo está presente en la Eucaristía y recibirlo en la Comunión. Vivir la Semana Santa es aceptar decididamente que Jesús está presente en cada ser humano. Vivir la Semana Santa es proponerse seguir junto a Jesús todos los días del año, practicando la oración, los sacramentos, la caridad. Semana Santa, es la gran oportunidad para detenernos un poco para preguntarse en qué estamos utilizando nuestra vida, para darle un rumbo nuevo al trabajo y a la rutina, para abrirle el corazón a Dios -que sigue esperando- para abrirle el corazón a los hermanos, especialmente a los más necesitados. Semana Santa, es la gran oportunidad para morir con Cristo y resucitar con Cristo, para morir a nuestro egoísmo y resucitar al amor.

Más contenidos

Dí que te gusta...