Redes

Síguenos en...

 
Carta Apostólica de Benedicto XVI

El Papa ha convocado el Año de La fe mediante la carta apostólica “PORTA FIDEI“ (La Puerta de la Fe). Es una carta muy densa de contenido donde, en 15 apartados nos va mostrando el verdadero camino hacia la autentica fe.

Leer más...
 

Latest JEvents

No events

Recibe la hoja parroquial en tu correo

Jornada Parroquial del Enfermo

La Parroquia celebra el día de los que sufren enfermedad

El próximo domingo vamos a celebrar la jornada de enfermos en nuestra parroquia. Queremos con ello tener presente a nuestros hermanos enfermos y dedicar una jornada para rezar por ellos; aunque ya lo hacemos habitualmente, ahora va a ser de un modo especial.

Con esta Jornada queremos acercarnos a Cristo que durante su vida siempre mostró un gran amor por aquellos que padecían algún mal, que tenían alguna enfermedad o dolor. Como  nos lo recuerdan los Evangelios mostrando a Jesús curando a paralíticos, ciegos y gente con toda clase de enfermedades.

 

Esta preocupación de Jesús por los enfermos, se la comunica a sus discípulos, quienes la perpetúan en la Iglesia. Este es el testimonio que nos ha transmitido el apóstol Santiago en la Sagrada Escritura: “si alguno de vosotros cae enfermo, que llame a los presbíteros de la Iglesia para que oren sobre él y lo unjan con óleo en nombre del Señor. La oración hecha con fe salvará al enfermo; el Señor lo restablecerá, y le serán perdonados los pecados que hubiera cometido” (Santiago, 5, 14-15)

Jesús nunca se quejó, nunca se rebeló ante el sufrimiento ni  ante el dolor del alma o del cuerpo. Jesús vino a enseñarnos a dar un sentido nuevo al dolor, a tomarlo de otra manera. Desde este testimonio suyo, el cristiano sabe que la enfermedad no es una maldición, sino que puede ser un medio para santificarse, y para acercarse más a Dios. Una persona puede ofrecer su enfermedad por su salvación o por la de otros hombres.  Como muestra de la presencia de Dios en los momentos dolorosos, sufrimiento y flaqueza de nuestra vida, Jesús nos ha dejado el Sacramento de la Unción de los Enfermos.

La persona que recibe el sacramento de la unción de enfermos se une a la pasión de Cristo y recibe fuerza, consuelo y ánimo para soportar cristianamente el sufrimiento y el dolor; y si el enfermo está en gracia, la aumenta y si no lo está, con su arrepentimiento, se le perdonan los pecados cuando su estado ya no le permite confesarse. De esta manera el Sacramento de la Unción de Enfermos confiere al cristiano una gracia especial para enfrentar las dificultades propias de una enfermedad grave o vejez; y es el recurso que lleva el cristiano para afrontar la muerte con esperanza de vida en Jesucristo muerto y resucitado.

El Sacramento de la Unción consiste en ungir la frente y las manos del enfermo seguido de la oración del sacerdote; y  se puede administrar más de una vez, las que sean necesarias, siempre que sea en caso de enfermedad grave o vejez, y une al enfermo a la Pasión de Cristo para su bien y el de toda la Iglesia obteniendo consuelo, paz y ánimo.

Como ya va siendo costumbre, el sábado 28 de abril, en la Eucaristía de las 19:30, celebraremos el día del enfermo, en el que se procederá a la unción de cuantos enfermos deseen recibir este sacramento. Para ello, deberán inscribirse previamente en el despacho parroquial hasta el jueves. Gracias.

Más contenidos

Dí que te gusta...