Redes

Síguenos en...

 
Carta Apostólica de Benedicto XVI

El Papa ha convocado el Año de La fe mediante la carta apostólica “PORTA FIDEI“ (La Puerta de la Fe). Es una carta muy densa de contenido donde, en 15 apartados nos va mostrando el verdadero camino hacia la autentica fe.

Leer más...
 

Latest JEvents

No events

Recibe la hoja parroquial en tu correo

En mayo, veneramos muy especialmente a nuestra madre del cielo

María, Madre de Dios y Madre nuestra

Mayo es el mes de las flores, de la primavera. También es el mes en el que todos recuerdan a su madre (el primer domingo de mayo en España) y las flores son el regalo más frecuente de los hijos para agasajar a quien les ha dado la vida.

Por otro lado, este mes se lo dedicamos a la más delicada de todas sus criaturas: la Santísima Virgen María, que ofreció su vida al cuidado y servicio de Jesucristo, nuestro Redentor.

Celebremos todo esto, invitando a nuestras fiestas a María, nuestra dulce madre del Cielo.

¿Qué podemos hacer en este mes para honrar a la Virgen?

 

— Ofrecimiento de flores a la Virgen.

Este es el mejor regalo que podemos hacerle a la Virgen. Regalar flores es una manera que tenemos las personas para decirle a alguien que le queremos. A la Virgen le gusta que le llevemos flores y le cantemos sus canciones preferidas. También tenemos la oportunidad de ofrecerle las flores espirituales con el ejercicio de las flores.

— Reflexionar en los principales misterios de la vida de María.

Reflexionar implica hacer un esfuerzo con la mente, la imaginación y, también, con el corazón, para profundizar en las virtudes que la Virgen vivió a lo largo de su vida. Podemos meditar en cómo María se comportó, durante la Anunciación, la Visita a su prima Isabel, el Nacimiento de Cristo, la Presentación del Niño Jesús en el templo, Jesús perdido y hallado en el templo, las Bodas de Caná, María al pie de la cruz…

— Meditar en los cuatro dogmas de fe acerca de la Virgen María, que son:

  1. 1. Su inmaculada concepción: A la única mujer que Dios le permitió ser concebida y nacer sin pecado original fue a la Virgen María porque iba a ser madre de Cristo.
  2. 2. Su maternidad divina: La Virgen María es verdadera madre humana de Jesucristo, el hijo de Dios.
  3. 3. Su perpetua virginidad: María concibió por obra del Espíritu Santo, por lo que siempre permaneció virgen.
  4. 4. Su asunción a los cielos: La Virgen María, al final de su vida, fue subida en cuerpo y alma al Cielo.

María nos cuida y auxilia siempre en nuestras necesidades. Ella nos ayuda a vencer la tentación y conservar el estado de gracia y la amistad con Dios para poder llegar al Cielo. María es la Madre de la Iglesia. Honremos, pues, a nuestra Madre del Cielo en nuestra parroquia.

Más contenidos

Dí que te gusta...