Santa María, madre de Dios

En estos días todos estamos felicitándonos la Navidad y pronto lo haremos por el año nuevo que en unos días estrenaremos y, como es nuestra costumbre, nos desearemos todo lo mejor para el 2013 que está a la vuelta de la esquina. Siguiendo esta línea, la Iglesia Católica comienza el año celebrando la Fiesta de la Santísima Virgen María resaltando su maternidad y pidiendo su protección para que sus hijos tengan un mejor año.

En Oriente y Occidente, el nombre más generalizado con el que los cristianos llamaban a la Virgen era el de "María, Madre de Dios" y es la fiesta más antigua que se conoce en Occidente, y siempre se ha celebrado bajo esa advocación, significando que María es Madre de alguien que es Dios y, por tanto, verdadera Madre de Dios. Por eso Cristo, que es hijo suyo, la dotó de las mejores cualidades que una criatura humana puede tener. Al saber que nuestra Madre Celestial es también Madre de Dios, sentimos brotar en nuestro corazón una gran confianza hacia Ella.

Que nuestra madre la Virgen nos proteja y nos ayude a crecer en la fe para que todos, en el año 2013, seamos discípulos de Cristo, para ir por los caminos del mundo proclamando el Evangelio a cuantos nos encontremos, dentro de la “Misión Madrid” y aprendamos a confiar en Dios asumiendo en nuestra vida su fiat: “Hágase en mi según tu palabra.”