Redes

Síguenos en...

 
Carta Apostólica de Benedicto XVI

El Papa ha convocado el Año de La fe mediante la carta apostólica “PORTA FIDEI“ (La Puerta de la Fe). Es una carta muy densa de contenido donde, en 15 apartados nos va mostrando el verdadero camino hacia la autentica fe.

Leer más...
 

Latest JEvents

No events

Recibe la hoja parroquial en tu correo

Epifanía del Señor

Jesús era la "Luz que iluminaba al pueblo que habitaba en sombras de muerte"

Con los pastores pasó, hace unos días, un acontecimiento extraño que resultó bien. Cuidaban sus rebaños cumpliendo su rudo oficio, cuando vieron una extraña pero clara visión de ángeles que decían cosas al principio incomprensibles y al poco rato comprobadas. Sí, allí, en un casuco, estaba el Niño del que les hablaban, con su madre y un varón. Hicieron lo que pudieron en su tosquedad y carencia, según mandaban las circunstancias. Como les habían asegurado que era la "Luz que iluminaba al pueblo que habitaba en sombras de muerte", de lo que tenían dieron para ayudar y para quedar bien con aquella familia que al parecer era más pobre que ellos. No les costó trabajo aceptar ese milagro tan claro. Lo habían dicho los ángeles, y resultó que tenían razón.

Vinieron unos Reyes. Fueron los últimos en llegar a ver a aquel Niño y si se entretienen un poco más..., pues ¡que no lo encuentran! Viajaron mucho por los caminos del mundo. Venían desde muy lejos. Pasaron miedo, frío y calor. Hasta estuvieron perdidos pero, indagando y preguntando sacaron fruto de su investigación. Aquello fue un consuelo, porque temían  haber perdido el tiempo y tener que regresar a los comienzos con el fracaso en sus reales frentes. Pero no, sabían que aquella estrella era capaz de llevarles adonde estaba Dios. También las circunstancias mandaban y adoraron y ¡cómo no! ofrecieron dones al Niño-Creador.


Los dos son caminos, la fe y la razón. Uno es sencillo, basta con que hable Dios. El otro es costoso, búsqueda constante y sincera con peligros de equivocación. La Verdad está en su sitio. Sencillez es condición. Los pastores la hacen suya inmediatamente y los sabios la descubren. Entrambos la sirven y entrambos son de Dios

Más contenidos

Dí que te gusta...