Redes

Síguenos en...

 
Carta Apostólica de Benedicto XVI

El Papa ha convocado el Año de La fe mediante la carta apostólica “PORTA FIDEI“ (La Puerta de la Fe). Es una carta muy densa de contenido donde, en 15 apartados nos va mostrando el verdadero camino hacia la autentica fe.

Leer más...
 

Latest JEvents

No events

Recibe la hoja parroquial en tu correo

“El Espíritu lo fue llevando por el desierto, mientras era tentado por el diablo”

Reflexión semanal sobre la cuaresma

En este primer domingo de cuaresma  la Palabra de Dios (Lucas 4,1-1) nos hace resituar la hondura o superficialidad de nuestra vida.

Desde que fuimos bautizados, el Espíritu nos lleva por ese inmenso desierto que son los años de nuestra vida. Y, en ella, nuestra vida, las pruebas han salido a nuestro encuentro y lo siguen haciendo en paralelo con esa felicidad que nunca llega al cien por cien. Es lo que llamamos tentaciones.

Todos los días; desde mil frentes, aleros y esquinas. El diablo (para el cual el carnaval tiene plena vigencia) se disfraza y se nos presenta en variadas ocasiones y con las personas más insospechadas o cercanas a nosotros. Nunca como hoy, ante una sociedad que permite todo y en donde vale todo, podemos tener la sensación que el camino elegido por los “grandes del mundo” es mejor que aquel otro que intentamos seguir nosotros (los cristianos) desde la sencillez y la verdad, la sobriedad y la defensa de los valores que creemos necesarios para alcanzar un nuevo mundo, un nuevo orden internacional y, por añadidura, conseguir la eternidad

Ciertamente, y con razón, alguien dijo lo siguiente: “hace tiempo que la tierra es un gran desierto donde los cristianos son permanentemente tentados a dejarlo todo”. Aún siendo así, el mensaje de Jesús de Nazaret sigue válido y necesario para dar otro color e imprimir otro barniz a nuestras relaciones, pensamientos, obras, palabras y deseos. Para ello, y ya que vamos de desierto, es bueno dejar a un lado tantos trastos inservibles que dejan toneladas de peso en nuestros hombros y ansiedad y huecos a nuestros corazones. Al desierto hay que ir ligero de equipaje.

¿Cuáles son las tentaciones del hombre de hoy?

-  Pensar que todo está bien. “Quién ha dicho que la vida es un sueño? La vida es un juego” (Gabriele D’ Annuncio)

- Creerse centro y rey del universo; “El hombre que dice “no puede hacerse”  será sorprendido por alguien que lo haga.” (Anónimo)

- Aferrarse a la vida como si fuera lo único y definitivo; “La vida sin fiestas es como un largo camino sin posadas” (Demócrito)

- Pensar que el pecado es algo anticuado y que, por lo tanto, ya no existe; lo importante es la conciencia de cada uno.

- Elegir la vida cómoda como única fuente de satisfacción personal; ¡viva yo y  los demás… allá  se las compongan!

- Conformarnos con estar bautizados en Cristo pero sin conocer, ni de lejos ni de cerca, su estilo de vida, sus exigencias, sus propuestas; ¡contento puede estar Dios de que yo sea su hijo!

Ante ello sólo hay una palabra: RETIRADA

a) Retirada del mundo de la fe y de sus consecuencias (embelesados por los dulces que caducan a la vuelta de la esquina)

b) Retirada hacia una reflexión e inflexibilidad con aquello que nos intenta manejar y convertir en meras marionetas. La FE, en ese sentido, nos proporciona unas buenas tijeras para cortar esos hilos que nos instrumentalizan, tientan o adormecen.

Más contenidos

Dí que te gusta...